馃憙馃挭 Cirujanos imprimen una nueva nariz en 3D y la conectan al brazo de un paciente 馃挭馃憙

El titular no tiene ning煤n sentido sin el contexto del avance conseguido en Francia. Todo comenz贸 con el caso de una mujer que hab铆a perdido parte de su rostro debido al c谩ncer. La soluci贸n de los investigadores fue聽un trasplante de nariz impreso en 3D, pero tendr铆a muchas complicaciones.

La primera y m谩s importante: los vasos sangu铆neos son demasiado peque帽os y complejos para entretejerse en la estructura impresa en 3D. La incre铆ble soluci贸n de los cirujanos para darle a la nariz el suministro de sangre que necesita fue conectarla a una regi贸n altamente vascularizada del cuerpo: el antebrazo.

Tal y como cuentan, tras dos meses de聽desarrollo聽en el brazo, la nariz se traslad贸 a la cara de la mujer durante una microcirug铆a de seis horas que intent贸 conectar con mucho cuidado sus nuevos vasos sangu铆neos a la sien de la paciente. Tras diez d铆as en el hospital y tres semanas de antibi贸ticos, los cirujanos del Instituto del C谩ncer de la Universidad de Toulouse en Francia聽anunciaron聽que la paciente estaba 鈥渕uy bien鈥.

Lo m谩s curioso de este sorprendente avance es la forma en la que se hall贸 la soluci贸n. Al parecer, Agn猫s Dupret-Bories, uno de los cirujanos, se inspir贸 para intentar implantar una nariz impresa en 3D despu茅s de hablar con un estudiante de doctorado en B茅lgica varios a帽os atr谩s. Este investigador hab铆a probado previamente implantes biosint茅ticos en los p贸mulos mientras trabajaba en una empresa de impresi贸n 3D llamada Cerhum.

En 2021, el cirujano y un colega utilizaron la ayuda de Cerhum para imprimir una r茅plica de la nariz con hidroxiapatita, un mineral natural que ayuda a formar dientes y huesos. Luego, se tom贸 piel y cart铆lago del cuerpo de la paciente y se usaron para dar el detalle de la estructura. Por 煤ltimo, se permiti贸 que peque帽os vasos sangu铆neos del antebrazo de la paciente colonizaran naturalmente el implante en el transcurso de dos meses.

As铆 fue como se lleg贸 a este avance sorprendentemente exitoso. Y es que, tras nueve a帽os y varias reconstrucciones nasales fallidas, la paciente finalmente recuper贸 su nariz, e incluso cuenta que ahora puede聽oler mejor que nunca.

Fuente: Gizmodo