Cáncer de mama es curable si se diagnostica a tiempo

Sus dos hijos son la razón de su lucha por vivir. Lo dice Heidi con un respiro lento mientras aprieta sus manos. Recostada en un sillón de la sala de quimioterapia ambulatoria de Solca, la mujer de 42 años asegura que es su último tratamiento antes de la operación para retirarle el tumor.

Oriunda de Riobamba y radicada en Guayaquil afirma que dejó a un lado la depresión, aceptó al cáncer como una experiencia. Fue en el 2014 cuando se enteró de la enfermedad, desde ese momento, Heidi empezó su batalla.

Entre lágrimas y con sus manos implorantes mantiene la convicción de que es una prueba más en su vida para cumplir sus metas. “Mi sueño es curarme y ver a mis hijos libres, que ya no dependan de su mamá porque a pesar de que nosotros como hijos nunca vamos a decir 'de mi mamá no necesito', porque ahora yo todavía la necesito”, sostiene.

Heidi e ...

Deportes

Noticias

Entretenimiento